sábado, 6 de julio de 2013

Incógnitas

A veces basta ocultar muy poquito para sentirse libre al cien por cien. Es una paradoja de los tiempos imperfectos en los que vivimos.