martes, 23 de julio de 2013

Hosquedad

Perdona mi hosquedad de hoy. No me gusta la forma que he tenido de hablarte, no quiero que te sientas mal por mis palabras. No hay nada que justifique ninguna de ellas.

Creo que me he adentrado en el mundo de los no nacidos durante más tiempo del que debiera y he perdido la noción de las normas que rigen el mundo de los vivos al que no me adapto.

No te lo tomes a mal. O tómalo. Pero a ti no. Sólo a mí.