martes, 30 de julio de 2013

Cuadro surrealista

Es acabar jugando al chinchón con cinco ex-alumnos y alumnas míos a las 8 y media de la tarde en el chalet de enfrente.

Pero ¿a quién no le ha ocurrido alguna vez?