sábado, 27 de julio de 2013

Calor

De pequeño tienes la convicción de que el frío de la mañana va amainando conforme avanzan  las horas y que es  en las horas centrales cuando se concentra el calor.

Luego te haces mayor y te das cuenta de que existen  mediodías  fríos como el infierno a los que precedieron madrugadas templadas así como de pronto surgen  tardes de fuego.

El calor me aturde como a las bestias y así me la paso tirada e inútil esperando a que se levante la fresca.