domingo, 30 de junio de 2013

Melifluidad

No me gustan las voces melosas.

En verdad, no las aguanto.

Me suenan falsas. Y requirientes. Una voz melosa siempre está pidiendo algo.

Aunque también podría ser que como tengo la voz que tengo. Sí. En el fondo puede que sea mera  envidia.

Buenos días!!!