domingo, 23 de junio de 2013

In albis

Por fin recibí ayer esa llamada que me tenía en ascuas desde que no pude atenderla de eso hacía casi una estación. Pensaba que me anunciarían mi excomunión o algo parecido (sé que motivos deben haber a cientos), pero no, la hermana Mari Luz me había llamado unas semanas atrás por no entregar el CD con los libros de catequesis.

Uuufff. Alivio...

Que da paso a la resignación por recibir llamadas de una sor cuando otros reciben llamadas de los colegas para irse de cervezas...


En fin...

Una de las cosas buenas de conversar con una hermana acerca de asuntos varios son las expresiones que utiliza y que son muy distintas a las de los demás como por ejemplo ese "me quedo in albis" que de vez en cuando te suelta, y amante como soy de las palabras, es como un regalo que me hace a cuyo envoltorio me he tirado todo el fin de semana dando vueltas!!!