viernes, 7 de junio de 2013

Cirugía

La amputación del miembro afectado sigue siendo el método más efectivo para detener la gangrena y evitar la consiguiente muerte.


¿A qué vienen tantos reparos entonces?