jueves, 27 de junio de 2013

Anoche

No debí ir a la cena. Lo sabía.


Noche de despedidas. No me gustan las despedidas.


Y la necesidad acuciante de que esto se acabe de una vez.


Buenos días.


Ya sólo quedan dos.