sábado, 11 de mayo de 2013

El parque

Cualquier antisocial estará de acuerdo conmigo. Uno de los lugares que más crispación pueden llegar a generar son sin lugar a duda los parques infantiles.


Motivo número uno:
Niños por todos lados, corriendo de aquí para allá.  
Niño: ser humano de pequeño tamaño desprovisto de las leyes más elementales de cortesía  y de convivencia cuando se halla en un parque infantil. En un 99% niño y no niña. ¿Alguien ha intentado dialogar con una de esas criaturas en plena efervescencia parqueril? ¿Alguien ha logrado que entendieran las razones por las cuales uno debe procurar no chocar con los demás cuando va en bici, no tirarse de un tobogán cuando todavía queda una bebé por quitarse de en medio, no tirar la pelota de fútbol en dirección a personas, y menos aún piedras, no monopolizar el columpio, no meterse ni atosigar a los más peques etc etc??? ¿Alguien???


Motivo número dos:
Padres interactuando por todos lados. Aunque aquí lo de "padre" se debe más al masculino genérico porque lo que realmente abundan son las madres, lo cual en parte es de agradecer por el uniforme que adoptan los progenitores especialmente en los parques infantiles: bermudas y camisetas de tirantes con coloridos estampados. Y no es que yo sea una fashion victim, pero por favoooor!!! 

(Excursus: Esto me recuerda no volver a ponerme camisetas escotadas porque el llevar el bolso de mano, el bolso del agua, el móvil en la mano, empujar de un columpio y todo eso aguantando el escote para no enseñar mis encantos es... imposible).


No sé interactuar. Lo admito. Carezco de los conocimientos elementales para llegar, sentarme y hablar con las demás madres. Si se tratara de twittear con ellas me resultaría mucho más fácil. Consciente de mi discapacidad, he intentado escurrir el bulto de los parques infantiles, cosa que logré durante seis años. Pero debido a circunstancias ajenas a mi voluntad y también por espantar mi creciente temor a estar criando a mi vez a dos pequeñas antisociales y futuras parias, ya he ido un par de veces al parque a ver cómo interactúan mis retoñas. 

Superando fobias poco a poco. 

Así que si alguna vez os asomáis por algún parque, soy la que está sentada aparte, con dos bolsos colgando y escondida detrás de una pantalla de móvil observando. 

Buen finde!!!