martes, 16 de abril de 2013

Locura

Llevo todo el día con este nudo en el estómago...  Sé demasiado bien lo que es.

Don't worry papi!!! No es mortal. No es físico, está todo en la cabeza.

Dichosa cabeza. Si utilizara todo su potencial en hacer algo de provecho y no en vivir el minuto a minuto. Pero me he quedado escondida detrás de un naranjo, viendo cómo asaltaban mi cortijo en la oscuridad, y ahí estoy, paralizada en lugar de salir corriendo para que no me maten. Tal vez mis enanos (yo no tengo musas, tengo duendecillos cachondos) me estén pidiendo un "répit" (=descanso) de tanta sangre, vendetta y muerte, y se estén rebelando por un poquito de sentimientos buenos y puros de los que te ponen una sonrisa por la mañana. Un poquito de amor que alumbre con un poco de esperanza este espanto.

Y el insomnio sigue ahí para más inri. Hijoputa. Aunque sé demasiado bien lo que es. Es esa dichosa maquinita que tengo a mi lado y que no me deja pensar en nada más que en darle al botoncito de encendido a ver cuántas nuevas interacciones me llegan. Soy de naturaleza adicta. A todo. Ya me advirtió mi hermanito de que no estaba hecha para mí. Pero me convencieron con demasiada facilidad de que la tuviera y el mal ya está hecho. Se ve que se olvidaron de incorporarme el botón de ctrl de serie, o tal vez venía en el cacho de muslo que me falta. No sé. No puede ser tan difícil darle al off.

Y hace un rato de pronto me he visto envuelta en un millón de conversaciones y de partidas de triviados que tenía que ganar de todas todas, y se me ha colapsado la caja gris que tengo entre las orejas porque por más que juegue, hable, interactúe, lo mío no es eso, es esto. Y lo que quiero es esto. Y me frustra no estar aquí. Así que por qué me cuesta tanto centrarme en lo que de verdad quiero. Diooooos. Pero por qué seremos tan irracionalmente irrazonables???

Que alguien me restaure el sistema y me incruste la dichosa tecla ctrl, pleaaase.

Thanks.

Good night,  I'm gonna try again to sleep...