sábado, 27 de abril de 2013

La dura vida de los guapos

Sí. 

Esta es probablemente una de las entradas más superficiales e idiotas que escribiré nunca en este blog. 

Existe algo más terrible que haber nacido feo, pobre, sin suerte y añadiría incluso que mujer. 

Haber nacido guapo. Aunque creo que peor aún es hacerse guapo a posteriori. Porque el que nace lo vive de forma más natural.

No, a ver, un poco de seriedad please. 

Imposible. 

Cuando leí ayer que el pobre Omar Borkan Al Gala había sido expulsado de los EEAA por guapo... es... no en serio. Pobrecillo.


Siempre habría creído que los guapos lo tenían todo más fácil. Lo veo en mi Gabriela, de la que una tarde en Valencia el camarero de una horchatería, un hombre en la cuarentena de semblante muy serio, dijo que era un cuadro de "Botticelli". Cuando uno es guapo, ya puede ser la persona más gilipollas, más insufrible, más colérica, más bipolar, más rara del mundo, todo eso da igual. No, en serio. ¿Habéis visto alguna vez a algún guapo marginado? ¿A que no?

Según la página del facebook del pobre Omar, ya hay más de 282.000 seguidores/as dispuestos a darle asilo y cobijarlo en las repúblicas independientes de su casa. Perdón, ya son 284.000. Nada como que te expulsen de un país por guapo como para hacer amigos.

No en serio, ¿es esto serio?

Puuuuffffff...

Feliz sábado!!!

PD: Y no, no soy fan. Cuando me lo pida por favor, entonces...

285.000 y subiendo... Pobrecillo...