sábado, 30 de marzo de 2013

Largo y doloroso

El camino andado en las últimas semanas ha sido arduo, muy arduo. Lento y pesado. Descorazonador. Casi acaba con mis ánimos. Y además y lo peor de todo, tan poco placentero. 

Pero como muchas cosas en esta vida, tenía que hacerlo. 

Por fin, tras dos asesinatos, una desaparición y un embargo, por fin, el bueno de Leo va a poder entrar en escena. Es un chico maravilloso, en serio, mucho más inteligente de lo que aparenta a primera vista, y no esperéis a un adonis, que no lo es, muy al contrario, aunque tampoco lo necesita. Tiene la voz más cautivadora que nadie haya oído jamás. Conozco a Leo desde hace dos años y nos entendimos muy bien desde el primer momento. 

Esperemos que a partir de ahora disfrute un poquito más que en esta larga semana de pasión...

Crucemos los dedos...

Estoy agotada.

Dentro de mi cabeza.