domingo, 25 de noviembre de 2012

El instrumento

El otro día por fin vi a mi marido tocar su instrumento. 

Nadie se lo creería pero ¡es cierto! 

Después de nada más y nada menos que veinte años de convivencia era la primera vez que veía con mis propios ojos la hazaña.

Lo que nunca imaginé cuando vi  a mi suegra traerlo es que un instrumento tan largo cupiera en una cajita tan chica. Me lo había imaginado de otra manera. 

Pero también he de admitir que era la primera vez que veía uno tan de cerca.

En cuanto a la hazaña en sí, me la habían contado con mucho detalle, me habían dicho que lo tocaba con mucho arte y que sabía sacarle lo que pocos, pero hasta esa tarde nunca lo había oído. Y por lo que oí supe que no habían exagerado en nada.

Ahí, en mitad del salón de sus padres, lo desenfundó, lo armó y se puso a tocarlo bajo la mirada expectante de sus padres, sus hijas y mía. Fue admirable que después de tanto tiempo sin tocarlo, mostrara semejante destreza al manejarlo y al acabar su proeza, diéronme ganas de aplaudir y todo. 


Y la verdad es que nunca pensé que verle tocar su clarinete fuera tan emocionante!!! ;P

Feliz domingo!!!