jueves, 15 de noviembre de 2012

El deseo

        


es algo recurrente       
  
                 de pronto  desaparece

 unas horas                                                                                            
                                                         unos días
                                                                                             incluso hay veces


en que su ausencia se prolonga tanto en el tiempo 

                      
            y se hace tan acuciante que siento que se ha ido para siempre

                                      
                                               y me inquieto y me duele 

y entonces  aparece de nuevo 


                    sin avisar                                                    


                                 sin disculparse siquiera  

 
                                                  sabiéndose para siempre bienquerido
 

mi eterno amante


      el deseo incipiente de hilvanarlas una a una     


                                                         de jugar con su sonoridad  

                 con sus mil y una facetas


   de escribir en una página en blanco 


         todas las palabras  


                                      no recuerdo que no estuviera aquí siempre

                            
                             desde mucho antes de yo sentir


                                                         el deseo…