miércoles, 3 de octubre de 2012

El tiempo apremia

según a quién y cómo se mire pero a mí no sólo me apremia, sino que me corre, me persigue, me adelanta, se ríe de mí en mi cara, me vacía la cabeza de mis palabras y me la llena de futilidades vanas.