martes, 11 de septiembre de 2012

Homenaje a unos zapatos





Fin de verano, septiembre, vuelta a casa, limpieza general, todo en uno, y el domingo tocaba el cuarto de los zapatos.

Me gustan los zapatos. Adoro los zapatos. No es que tenga un millón como aquella loca filipina ni que tampoco vaya a matar a nadie por tener unos Manolos ni unos Louboutin. Todavía. Porque nadie sabe por dónde me dará en un futuro inmediato o lejano. El caso es que me gustan los zapatos.
 
Y este domingo me tuve que deshacer de un par de bailarinas de las más fabulosas que haya tenido nunca. Mi hermana las eligió para mí, si no recuerdo mal, en abril de 2009.
 
Me dio un no sé qué cuando me di cuenta de que tenía que desprenderme de ellas. Así que les eché unas fotos, no soy la primera que les echa fotos a unos zapatos, quería despedirme de ellas como se lo merecen. Eran tan monas!!!
 
Si existe un cielo para los zapatos, estoy segura de que las están esperando con ¿los pies, las piernas? ¿abiertos?
Guiño y sonrisa = ;D
Un saludo,