jueves, 17 de mayo de 2012

Hoy en Cine de Barrio, Carrie

Estaba yo fumando-

Una pena que esta mierda mate pues esos son los ratos en los que mi función reflexiva adquiere su máximo exponente, o era que la función exponencial de mi reflexividad tiene su máximo...???-
Eso es lo bueno que tiene la lengua y lo malo de las ciencias, que me puedo aproximar al significado de la  forma más inadecuada e inexacta del mundo y aun así, lograr que se me entienda, y eso a todas luces demuestra de una vez por todas que la lengua no sólo es la madre de todas las ciencias sino la más compleja y completa, rosita dixit-

  y cuando deje de fumar mucho me temo que me volveré imbécil y aburrida-

si en casa y en el trabajo debo demonizar al tabaco que el Dios de lo políticamente correcto me perdone pero en este blog pondré lo que me dé -

lo que te qué-

tengo el don de poner títulos a entradas que nada tienen que ver recíprocamente-


Como iba diciéndome, ESTABA YO FUMANDO y elucubrando-

pues este término se acerca bastante más a lo que me pasa por la cabeza, y eso que sólo fumo Nobel Triple Filtro-
 cuando he advertido que en los últimos tiempos sombríos personajes pueblan mis pensamientos; frikis, asesinos, y ahora una pobre chica maltratada y acosada por sus compas...

Hágomelo ver en cuanto se pueda y se tercie.

Porque la anormalidad radica en que me parecen todos unos personajes cercanos y entrañables.

Me he acordado de Carrie cuando lo he visto esta tarde, mi primer pensamiento siendo "otra vez no, por favor".

Carrie es una bonita película. No sé por qué la clasifican dentro del cine de terror. Es más un cuento de hadas. Una niña con súper poderes que acaba con todos los acosadores de este planeta. La hemoglobina sólo fue un efecto comercial. El único defecto que le encuentro es que no debería haberse inmolado al final sino haber disfrutado de las mieles de lo logrado y de esa merecida paz que los otrora verdugos decidieron sustraerle sin contemplación alguna.

De cómo un hecho insignificante y desapercibido por la mirada del otro puede despertar viejos fantasmas que aun pueblan las pesadillas del que fuera un día niño. Por ello, dejaré esta entrada tal cual, sin pie ni cabeza, con frases escritas a medias y pensamientos sobrevolados, de la misma materia difusa de la que están hechos los sueños... y las pesadillas.

Good night!!!