lunes, 14 de mayo de 2012

A Good Man is Hard to Find.

Ya he acabado "La Conjura de los Necios"  (he tardado un mes más de lo previsto a causa de este blog). Y me ha vuelto a parecer un libro distinto a la última vez que lo leí.  Como más triste. Como si I. Reilly me diera más lástima que gracia me hacía. Uyuyuyuyuy! ¿Tanto habré cambiado en los últimos seis o siete años? (Sigo siendo la misma aunque mucho más sensible gracias a la maternidad, eso es todo).

Ahora estoy dudando un poco pero creo que voy a leer por fin a Flannery O'Connor y su "A Good Man is Hard to Find". Deseaba hacerlo desde la Facultad. Aunque el profe de Novela Corta Americana era un viejo salido con pintas, desaliñado, mal afeitado, y seguro que a alguna..., la verdad es que es de las pocas asignaturas de las que guardo un grato recuerdo. De las pocas en las que aprendí algo. Y comparado con la literatura británica del siglo XVIII y XIX (sobre todo la poesía, la poesía británica era atroz, y que me perdonen los... auténticos filólogos, pero leer poesía inglesa en English de aquella época con cada palabra pronunciada a su manera porque en inglés, fonética y grafía van cada una a su puñetera bola, estar pendiente de una métrica rarísima e intentar a la vez apreciar su belleza y el contenido supranatural del verso es una pesadilla por la que no volveré a pasar jamás), la Novela Corta Americana era tan refrescantemente COOORTA.

Y entonces dejas la facu como alma que lleva el diablo. No recuerdas el por qué de esa huida hacia adelante. Y al parecer tu memoria prodigiosa también ha borrado todo lo relacionado con los apuntes de la época que deben vagar en un submundo paralelo donde reina el caos de los apuntes perdidos de los universitarios. Y apruebas tus opos, ya no tienes que estudiar, y un día te aburres y te acuerdas de una novela que te llamó la atención.

Pues no me dio pocos quebraderos de cabeza la dichosa novelita. Me acordaba del argumento pero ni del autor ni del título de la obra. Y hace unos años Google no era lo que es ahora. Aquella búsqueda se fue repitiendo en el tiempo hasta que un buen día por fin Google me concedió mi deseo. Et voilà! Por fin. Y después de buscarlo durante años y de conseguirlo, lo he tenido dormitando en una estantería hasta ahora.

La naturaleza humana es como la poesía inglesa,  difícil de descifrar.

Good night!!



Ejemplo de uno de los poemas que estudiaba entonces:

The Nightingale's Nest by John Clare
Up this green woodland-ride let's softly rove,
And list the nightingale— she dwells just here.
Hush ! let the wood-gate softly clap, for fear
The noise might drive her from her home of love ;
For here I've heard her many a merry year—
At morn, at eve, nay, all the live-long day,
As though she lived on song. This very spot,
Just where that old-man's-beard all wildly trails
Rude arbours o'er the road, and stops the way—
And where that child its blue-bell flowers hath got,
Laughing and creeping through the mossy rails—
There have I hunted like a very boy,
Creeping on hands and knees through matted thorn
To find her nest, and see her feed her young.
... ... ... ... ... ....
(Sigue durante otros tres kilómetros de versos todos a cual más atroz para una estudiante de 20 y pocos años. Ahora, y por supuesto, he llegado a un estado de madurez que me permite apreciar todos y cada uno de los matices de la rima de Clare, y de Keats, y de Blake etc etc)