jueves, 26 de abril de 2012

Justicia Poética

Discuto con Dios a menudo y anoche tuve una fuerte con él.

Ahí estaba a las 11 y poco, fumándome el último pitillo, con una entrada escrita a medias (y que mañana retomaré), expulsada a la fuerza del salón por no querer ver el partido, menos aún una tanda de penaltis, y discutiendo con él en el patio trasero de mi casa, diciéndole que no me parecía justo que pasara el Madrid a la final después de la caña que nos habían dado a los culés la víspera por quedar eliminados con el Chelsea.  

Es que además, unas horas antes, me había peleado con cuatro o cinco madridistas en la sala de profesores. Y tuvo que ser dantesco. ¿Os acordáis del personaje de Robert Carlyle en Trainspotting? Pues iba yo tan tranquila, como cada mañana, y ¡BOOOOOM! sin saber muy bien cómo, reventé como suelo hacerlo, sin previo aviso, sin tenerlo preparado, me oí decirles a los compas que si se trataba de joder por joder, si íbamos a ir todos a joder, lo de joder era de ida y vuelta, y que joder a mí también se me daba muy bien!!! No sé la que habré liado, que tuvo que ser bien gorda, que cuatro horas después, un compa de Pamplona y seguidor del Osasuna vino a decirme al oído que se había enterado de la que había liado y que no merecía la pena pelearse por el fútbol.

Como sería la cosa que por la tarde, estuve a puntito de escribirle a mi madre por el facebook "Mami, me he peleado en el cole", buscando el consuelo materno, el único eficaz en estos casos, pero todavía me da un poco de apuro confesarles mis trastadas a mis padres entre otras cosas porque no sé cómo me la apaño, siempre acaban echándome el rapapolvos a mí.

Ayer por la mañana exploté. Hay veces en que me arrepiento de los rebotes que pillo. Pero por lo de ayer no. Ni de coña. Que mi equipo pierda me jode igual que a ti que pierda el tuyo. Es estúpido, incomprensible, pero el fútbol es así. Yo lo siento así. Y si en nombre de los mandatos de tu "aficionismo" te hace gracia que me sienta jodida, te alegras del mal ajeno, y desde tu insufrible chulería, porque no se puede ser más chulo y gilipollas, haces leña del árbol caído hasta límites insospechados, HOY TE JODES TÚ, IMBÉCIL, porque el pacto de ¿no? agresión es como la jodienda, de ida y vuelta.

Como dice Joan Gaspart, "Me la sopla, ni equipo español ni mierdas. Yo soy culé y antimadridista. Lo que haga el Madrid me la sopla". Entre "comillas" todo. Me gustaría que fuera diferente, que España no fuera un país de soplapollas que se la pasan deseando que el otro se joda en lugar de preocuparse por sus propias miserias. Pero no, en este país de mierda, el blanco está más al tanto de ver cómo se jode el negro, y viceversa. Aplíquese a casi todo. Y así nos va. 

Dios castiga y no da voces... Y se ve que anoche, Dios estaba a la escucha y atendió a razones.


(a todos los agnósticos y ateos que critican mis discusiones con Dios; chicos... estoy buscando las palabras adecuadas... me la sopla.)