martes, 17 de abril de 2012

Ángel de la Guarda

Estaba escribiendo algo y de pronto ha aparecido un ángel con pijamilla rosa de Hello Kitty y pies descalzos.
Aquí la tengo en mis brazos, viendo juntas dibujitos (a estas horas????) y acariciándole el cuello, a ver cuándo quiere dormirse. Es lo que tiene echarse siestas de dos horas.
Algún día seguro que me gusta recordar esto.
Buenas noches...
chhhhhh........